Producido por:
Guido Cefaly


Producción ejecutiva:
Guilo Villar


Grabado entre marzo de 2013 y marzo de 2015


Compuesto por Guilo Villar, excepto “Este momento” (música y letra por Guido Cefaly). Arreglado por Guilo Villar y Guido Cefaly, con aportes de todos los músicos intérpretes. Mezclado y masterizado: Ariel Lavigna en Nómade Mix Ilustraciones: Luciana Sáez Dirección de arte: Ariel Zajac


Primer material solista bajo la producción artística de Guido Cefaly, con la participación de: Guilo Villar en piano, teclados, acordeón, glockenspiel, guitarras, ukelele, voz y coros; Sebastián Roascio Goldar y Alejandro Hagopian en batería; Mauricio Martín y Martin Nastri en bajo; Guido Cefaly en guitarras, bajo y programaciones; Jacqueline Oroc en cello Carolina Rodriguez en violin; Alina Gandini y Juan Mayo en voces invitadas.

  • 1. Vampiros 02:33

  • 2. Colibrí 03:27

  • 3. A los rayos del sol 03:07

  • 4. Trenes 05:48

  • 5. Y nosotros sin el sol 03:15

  • 6. Este momento 02:34

  • 7. La última estrella 05:23

  • 8. Entre sueños 03:26

  • 9. Antes del fín 01:39

  • 10. Un cielo dice adios 06:29

  • Cascos de metal cubren la senda peatonal
    vamos a cantar que es tarde para deambular.

    No queda más que tu aliento
    no queda más que tu voz
    y ojo que estos roban tu alma
    si no les gusta lo que encuentran nadie te salva.

    Niebla en la ciudad no deja ver con claridad,
    sueño militar destruye la prosperidad,
    no queda más que tu aliento,
    no queda más que tu voz,
    y ojo que estos roban tu alma.
    De día son palomas y de noche son ratas.

  • ¡Tregua del mal! Es la amenaza más cruel
    ¡Engaño de la realidad!
    La historia es nuestra, la historia cuenta
    ¡Alerta roja!, despierta al cóndor
    y vuela una vez más.

    Será esta tierra tu esperanza
    será nuestro camino el que se enfrente al delirio
    ¡Una vez más la voz del clero contra
    la esperanza y la revolución!

    Tu sangre es sangre igual y tu alma es
    más que una simple enfermedad
    no te engañes por la bestialidad.

  • Ya no es abril
    tu voz le canta al verde como un fiel colibrí
    te escondes en la noche junto al cielo gris.

    Brilla tu luz
    noviembre se oscurece atrás de tu cielo azul
    entre tus ojos puedo ver la cruz del sur.

    Tu amor, tu voz,
    tu amor, tu adiós.

  • Piedra lunar
    destellos de esperanza tras aquel vendaval
    que brilla ahora en tu cielo de cristal
    y mi aura en el agua.

    Luna de paz
    que resplandece en tu alma tras aquel ventanal
    que ríe, llora y canta hasta encontrar tu felicidad
    lo que no está construye tu libertad.

  • Despertás de un sueño que la luna te robó
    y tratás de hablarle a las estrellas que no están
    y hablás con nubes que esfuman al salir del mar
    hay algo que quisiste y ya no está.

    Descansás en sabanas descalzas que no te hablan
    más, con lunas que atormentan tu felicidad
    con vidas que descansan en aquel placard
    y un alma que no te deja pasar.

  • Y puedes ver el mar
    tan cerca como aquella gris ciudad de ayer
    que apuñala en tu espalda hasta caer
    que se hunde bajo el agua sin crecer.

    Si no ves la distancia entre el cielo y la luz
    volverás a trepar telarañas de amor
    si esos viejos caminos se tiñen de azul
    no tendrás que esperar a los rayos del sol.

  • ¿Donde está tu dulce voz
    que me llama con esta canción?
    ¿Qué esperás para bailar
    nuestra vida en un nido de paz?

    Trenes que van hacia la realidad
    campos de lunas que muestran tu piel.

    Cines en la pared
    miles de películas que hablan de vos.
    ¿Qué hay en tu estrella de mar
    que no te deja gritar?

  • Trenes que van hacia la realidad
    campos de lunas que muestran tu piel.

    Y vos te escondes
    entre valses que no tienen pies, fotos de papel
    y vos no entendés
    tantas cosas que no conocés, olvida el ayer.

    Y la esperanza se vuelve un arma letal.
    Fiel a tu ausencia la muerte me habla de vos,
    y no estás, salvo el invierno detrás
    de tantos trenes que buscan la vida otra vez.

  • Pajaritos en bandadas juegan a ser corazón,
    juegan a ser esperanza, y nosotros sin el sol.

    Y nosotros sin el canto que alumbra el amanecer
    y nosotros sin el fuego de la vida y del placer.

    Pájaros de tierra y alma vuelan sin tocar el sol
    desde el cielo ven la tierra que la gente destruyó.

  • Y la tierra sin el suelo se refugia en ebriedad
    y se duerme en el silencio de la vida singular.

    En el cielo las estrellas, saluda la luna al sol
    en la tierra la tormenta se guarece en desamor.

    Pájaros de tierra y alma vuelan sin tocar el sol
    desde el cielo ven la tierra que la gente se olvidó.

  • Este momento tembló, la idea quedó.
    Un momento, yo estoy jugando que soy.
    No tengo razón.
    Tentamos la voz de un cuerpo
    que vive entre el tuyo y el mío.


    Este momento yo estoy presente
    y tu voz me repite que sos increíble.
    Este momento yo voy
    por ese rincón que yo encuentro
    Es este el momento de abrir.

  • Desnuda como el silencio, sola como la verdad
    baila la muerte chiquita a la luz de su mirar
    y en su mirada la vida de la tierra que ya no está
    dueña de toda esperanza ya no vuelvas a llorar.

    Y el agua brilla en la tierra, se lleva lo que no hay
    llora aquel Dios de madera que no parece escuchar
    y en los escombros mis alas llaman al cielo volver
    solo me siento en las rocas rogando por mi fe.

    Agua que arroya mi alma
    ¿Donde se ha ido mi Dios?
    Se fue la última estrella
    donde mi tierra nació.

  • Grita la desesperanza
    el viento nunca cayó
    truenan las voces del alba
    y tu vientre me espera donde muere el sol.

    Y el piano muerto en el río triste y quebrada su voz
    canta tu nombre añorado ensombrecido de sol.
    Y en los escombros mis ojos llaman al cielo volver
    cargo mi vida en mis hombros esperando el ayer.

    Baila tu piel sobre mi alma
    y tu vientre me espera donde muere el sol…

  • Dos años en el mar, es tan extraño.
    Dos vidas sin pensar en otros años,
    volver a despertar entre tus ojos
    sin piedras en el mar.

    Cuanta inocencia
    rozando nuestra piel y más alla.

    Dormir en un cajón, es tan extraño
    soñar que ya no estamos entre sueños
    no hay piedras en el mar para sentarnos
    la luna ya no está.

  • Cuanta inocencia
    rozando nuestra piel y más alla
    cuanta poesía escriben tus labios
    cuando no puedes reír.

    Ya no hay piedras en el mar donde sentarnos
    ¿A donde vamos a ir?
    Ya no hay mar en la ciudad donde besarnos
    ¿A donde vamos a ir?

    Si cambiamos el río por el mar,
    si olvidamos el sueño de volar.

  • Otra vez, la vida te mintió.
    Ya lo ves, el cielo dice adiós.
    Tus sueños escriben la verdad desnuda y sin final.

    Si pudiera ser como antes
    no tendría que vivir mi triste soledad.
    Si supieras ver la vida
    una vez más la muerte dejaría tu lugar.

    Vuelve, mira alrededor, luz en tu oscuridad.

    Mirame, yo no te puedo ver
    aunque estés tan cerca como ayer.

    Otra vez, la vida te mintió.
    Ya lo ves, el cielo dice adiós.

Contacto
info@guilovillar.com
www.guilovillar.com

Redes:
/GuiloVillar

.